¿Quién no ha soñado alguna vez con construir un coche artesanal?

En este blog trataremos de explicar cómo ha sido hasta ahora la construcción de un prototipo con chasis tubular y carrocería de fibra de vidrio (aún en estado de fabricación), al estilo de los kit-car americanos e ingleses, a quienes les encanta la idea del “háztelo tú mismo”.

En España es poco habitual este tipo de bricomanía, en especial por la dificultad que entraña el querer homologar un artilugio de estas características para poder circular por la vía pública, y claro, ¿quién va a querer tener un coche único y parado en un garaje?

Aún así no nos queríamos dejar intimidar y nuestra pasión por estas máquinas nos ha hecho seguir adelante en la fabricación de un coche que, aunque no tendrá la fama de un Shelby Cobra o un Lotus Seven, podremos decir que sí será el más exclusivo, y ¡hecho con nuestras propias manos!

“Un peatón es un hombre sin su automóvil” Frédéric Dard